El castillo
cambia de manos

El rey habló de esta manera: “Señor arzobispo, ya he previsto, deliberado y encontrado lo que puedo daros a vos y a vuestra iglesia para celebrar cada año mi aniversario. El castillo de San Jorge con todas sus dependencias es lo que os prometo y concedo, para que lo tengáis y poseáis pacifica y perpetuamente sin reclamación alguna. El conde Rodrigo, que al presente tiene de mi dicho castro, os prestará homenaje y prometerá fidelidad sobre él, para que a mi muerte os lo deje absolutamente libre y sin carga alguna… Fragmento de la Historia Compostelana s.XII.

Año

1127