Xoana

En una de las cimas más inóspitas del Pindo hay una misteriosa cueva que perfora las entrañas de la tierra atravesando la montaña de lado a lado. Conocida como “A Casa da Xoana” o “Revertedemos”, dicen que fue morada de las brujas y que en la noche de San Juan se juntaban alrededor de la hoguera para celebrar sus ritos e invocar al demonio, después salían volando para atemorizar a la gente de la comarca con sus maldades. Otros cuentan que esta cueva fue un horno crematorio, donde los antiguos pobladores del Monte Pindo incineraban los cadáveres de sus semejantes y por eso no tenían cementerios.