La cama
de Piedra

En la peña más alta del pico Peñafiel hay una cama de piedra, donde las parejas estériles acudían “a deitarse” para tener descendencia. Parece que la naturaleza mágica de este altar a la fecudidad ayudaba a los enamorados a concebir.

Esta tradición puede estar relacionada con antiguos rituales y cultos a la fertilidad y con la creencia de que el Monte Pindo está bendecido con los poderes regeneradores y sanadores de la naturaleza.